Riojanos ilustres en Málaga

larios-anjci

Málaga ha acogido este fin de semana la Convención Nacional de mi partido. Estos eventos, fuera de programa, nos brindan la oportunidad de ver a viejos amigos, con los que no es tan fácil coincidir en el día a día. Pero también permiten conocer otras ciudades, su historia y su cultura, que en ocasiones como ésta, resultan emparentadas con La Rioja.

A Málaga llegaron un grupo de riojanos emprendedores durante la industrialización del siglo XIX, serranos procedentes del Camero Viejo, que se instalaron en la ciudad como promotores industriales y comerciantes. Dos alcanzaron renombre y dos de las principales calles de Málaga, llevan nombre riojano, la popular Marqués de Larios (nada más y nada menos) y la importante avenida Manuel Agustín Heredia (conocida como Muelle Heredia).

Manuel Agustín Heredia Martínez nació en el seno de una modesta familia de Rabanera en 1786. Fundador de la ferrería La Concepción, llevó a ser considerado entonces uno de los mayores empresarios de la Península, ya que daba empleo a más de 800 personas.

“Constantia et labore” fue el lema de Heredia y de su ferrería, un lema que me hace sentir orgulloso de su ascendencia riojana. Llegó a ser síndico, regidor y senador electo y vitalicio de la ciudad de Málaga.

¿Quién no ha paseado por Marqués de Larios si ha visitado Málaga? Debo reconocer que hasta ahora no sabía que debía su nombre a Martín Larios y Herreros, natural de Laguna de Cameros. Este camerano llegó a ser presidente de la Junta de Comercio, director del Banco de Málaga, promotor del ferrocarril Málaga-Córdoba y dueño de las industrias textiles La Malagueña o La Aurora, con más de 700 operarios a su cargo.

Recorrer el casco histórico de Málaga es descubrir en cada paso la historia de la familia Larios, porque financiaron la construcción de un asilo y un convento, el coste de las vidrieras y el reloj de la Catedral, entre otras actuaciones.  Pero la ciudad le rindió el mayor de sus honores al poner su nombre a su calle más célebre porque fue quien proyectó y financió una obra necesaria para la Málaga de entonces por motivos de higiene y salubridad.

Con este pequeño homenaje, espero que el corazón social y comercial de Málaga sea desde hoy un poco más riojano. Un poco más conocido. Uno, en días como hoy, se siente especialmente de orgulloso de haber nacido en La Rioja.

PD: La imagen, con licencia Creative Commons, es de anjci y corresponde a una vista nocturna de Marqués de Larios.


Deje una respuesta