El día de la mujer rural

La mujer rural es todo un ejemplo. Siempre lo ha sido, pero hoy en día, con más razón. Y en una jornada como hoy, en la que desde el Gobierno hemos presentado el Plan de Austeridad, veo en ellas un modelo a seguir.

Modelo para todos, pero especialmente para los políticos, porque ellas son las mejores gestoras. Las que saben que no se puede gastar por encima de nuestras posibilidades. Hemos vivido años en los que podíamos comer a la carta, pero como he comentado esta mañana en la rueda de prensa, quizás sea hora de comer de menú. Cuántas veces mi madre nos mandaba con un bocata de tortilla y bastaba. O con un currusco de pan y unos pimientos, y qué ricos.

Defiendo la celebración de este tipo de jornadas, como la Jornada de la Mujer Rural. Por eso, la celebración de Afammer que ha tenido lugar en un auditorio de Logroño abarrotado de mujeres, es todo un alivio, un respiro -como rezaba el lema de la jornada-, porque mientras sigan existiendo mujeres como ellas, seguirá habiendo vida, empuje, solidaridad, ilusión y futuro en nuestros pueblos, que en definitiva, son la esencia y la raíz de esta región.

PD: Ha sido realmente entrañable el homenaje que estas mujeres han dedicado a Eva Barco al finalizar el acto de inauguración. Otra luchadora.



Deje una respuesta