Manolo Sáez-Benito

Cuando alguien querido nos deja, es bueno volver a juntarse con los suyos, recordarlo, y hacerlo con alegría, como era él. Este sábado los igeanos y los amigos de Manolo Sáez-Benito le rendimos en su pueblo natal un pequeño homenaje musical, como a él le hubiera gustado. Y para ello, nada mejor que la rondalla del Linares, de la que formó parte con su guitarra, y las notas del folclore “De La Rioja, Navarra y Aragón”, tal como rezaba el título del concierto.

Manolo fue un riojano ejerciente, y un hombre de partido y de gobierno. Muchas veces solo hablamos de Consejeros, Directores, altos cargos, pero son incluso más importantes tantas personas como él, que desde su puesto en la consejería, o en las diferentes comisiones del partido, de forma discreta trabajó incansablemente durante años por mejorar nuestro sistema educativo.

No puedo negar que me emocioné cuando vi a sus hijas y a Loli, su mujer, a quien no esperaba, en un salón del centro social más que abarrotado. Emociona ver el cariño que pone un pueblo como Igea cuando pierde a uno de los suyos, a una persona todavía joven, que se sentía igeano y así lo manifestaba casi todos los fines de semana, en puentes y vacaciones, en cuanto el trabajo le dejaba algunos días libres. La música en las venas con la rondalla, como su hermano, José Luis, o como su tío, Ángel. Siempre dispuesto, generoso, fue uno de los fundadores de la asociación Igeensis. Alegre, siempre activo, todavía le recuerdo no hace muchos años jugar al fútbol sala en el torneo en el que durante décadas colaboró.

Pero por encima de todo Manolo fue un hombre, en el buen sentido de la palabra, bueno, y eso es lo que sus amigos agradecemos y recordamos. Nunca muere el que permanece en la memoria de los que le quisieron.



2 respuestas a “Manolo Sáez-Benito”

  1. J.J. dice:

    Emotivo homenaje el que se vivió allí.
    Realmente es para que la familia se sintiera orgullosa.
    Agradable tarde la que vivimos el sabado en Igea.

  2. Juan arrue dice:

    Tuve la suerte de conocer a José Luis en Igea(un descubrimiento para mi hace diez años), donde cada vez nos acercamos más, tanto en verano, como a lo largo del año.
    Guardo el mejor recuerdo de él tanto en lo personal como en lo musical.
    Le echaremos en falta y lellevaremos en nuestro recuerdo. Cuando suena la Rondalla del Linares – mañana en Sarnago – allí suena José Luis en nuestra alma.

Deje una respuesta