Argentina-Chile, un viaje positivo

viaje-blog

Vivimos tiempos de crisis económica, cambios constantes y remodelaciones como las que vivimos ayer que no ayudan a ofrecer a los mercados exteriores la estabilidad que nuestro país necesita. Quizás en eso resida el hecho de que La Rioja esté aguantando mejor la crisis que el resto de Comunidades: la estabilidad institucional, la firmeza política, la seriedad, el trabajo, los acuerdos y la solidaridad.

En este marco, el viaje que realizábamos a Argentina y a Chile a primeros de mes fue fructífero y provechoso a nivel institucional y comercial. Gracias a las reuniones mantenidas con el Vicepresidente de Argentina, con tres Ministros de Chile, además del Presidente de CORFO –que equivaldría al Ministerio de la Industria y la Producción- se cerraron varios acuerdos en proyectos tan implicados con nuestra cultura y nuestra idiosincrasia, como la lengua, la educación, el vino, la agricultura, o proyectos de I+D+i de nuestros centros tecnológicos, entre otros.

Misiones como ésta certifican que La Rioja es tenida en cuenta en la comunidad internacional y goza de una proyección de futuro. Porque con estabilidad y con acuerdos, de la mano de los agentes económicos y sociales, conseguiremos que La Rioja sea una Comunidad todavía más abierta en un mundo globalizado y lograremos potenciar nuestras señas de identidad y nuestra participación en los mercados internacionales.

Por ello, el balance del viaje ha de ser positivo. Se han cumplido los objetivos primeros del viaje; a medio y largo plazo serán nuestras empresas las que deban valorarlo. La Rioja demuestra así que tiene voz en el exterior, que es una región a la que se le escucha, se le aprecia y se le tiene en cuenta.

Si no saliésemos al exterior, La Rioja tendría fecha de caducidad. Pero si lo hacemos sin mirar nuestras raíces, estamos muertos. Mirar a riojanos ilustres como Santos Tornero o Elías Romero que fueron emprendedores de importantes proyectos editoriales y educativos, pero fijar la mirada también en la solidaridad de nuestra tierra, que se materializa en tantos proyectos de cooperación que se desarrollan en Latinoamérica con resultados positivos. Solidaridad con los pueblos que acogieron a los emigrantes riojanos por un lado, y apoyo por otro a las colonias riojanas allí residentes, que agradecen enormemente nuestra presencia y son por sí mismas un motor muy importante de la promoción de la comunidad en el exterior.

viaje-blog2

Eso es para mí lo más importante del viaje: la emoción que he visto en todos los riojanos que allí residen. Por encima de todo, me quedo con su riojanismo; después de tantos años, mantienen y fomentan sus señas de identidad, sus raíces. Me quedo con esos jóvenes, ya descendientes de nuestra tierra, que participan en el grupo de danzas, que bailan a La Rioja, a su patrona y a su bandera con una ilusión indescriptible. Esa es la mejor misión institucional, la que ellos llevan a cabo.



Deje una respuesta