Terete: ningún secreto, sólo tradición

Fachada del restaurante Casa Terete de 1915

Fachada del restaurante Casa Terete de 1915

Ningún secreto, sólo tradición“. Esa es la única receta que la Casa Terete de Haro usa con su conocido cordero asado. Ningún secreto, sólo que sea buen cordero y de La Rioja. Y personalmente, creo que esa receta, aplicada a su negocio, es la que generación tras generación ha hecho triunfar a la familia Gutiérrez.

Por su “larga y brillante trayectoria empresarial y su cariño a Haro” Radio Haro y el Ayuntamiento de la localidad concedían el pasado viernes a Casa Terete el Premio Jarrerismo, uno de los galardones de mayor honor para cualquiera de los vecinos de Haro. A nivel personal, fue también un honor para mí presidir la entrega de una distinción que homenajea a aquellos que, con su trabajo, con su buen hacer, ennoblecen a la ciudad de Haro. Porque hacer Haro es hacer Rioja.

Desde 1887 la casa que ahora dirigen Cristina, Javier y Alberto, herederos de esa tradición al pie del horno de leña, al frente de la carnicería y restaurante, con la calidad del cordero y su cocina tradicional como estandartes. Terete es uno de los orgullos de Haro y de La Rioja, uno de los establecimientos símbolos de nuestra Comunidad, que el paso del tiempo no ha borrado su identidad, ese jarrerismo que se respira entre sus muros; con un buen vaso de vino en sus bancos corridos de madera (bancos que desde aquí pido a los dueños no cambien nunca).

A Alberto, María Teresa y toda su familia, mi más sincera felicitación y enhorabuena.

PD: La foto antigua de la fachada del restaurante es de su propia página web.



Deje una respuesta