A favor de la fiesta de los toros, de la libertad y la cultura

  114

Prohibir los toros, en mi opinión, va en contra de los derechos de los ciudadanos que tienen la libertad de acudir o no a la plaza como a cualquier otro espectáculo. Prohibirlos no es positivo. Esta prohibición responde a unas circuntancias concretas, en una Comunidad concreta: un momento político electoralista y oportunista, en el que algunos piensan que pueden sacar rédito con la separación de España.

La dejación de funciones de Rodríguez Zapatero en asuntos relacionados con la cohesión, la vertebración y la defensa de la identidad de España está teniendo, cada día, consecuencias más negativas, y genera nuevos problemas, mayor confrontación y división entre los territorios y entre los españoles.

Su prohibición no es positiva desde el punto de vista del empleo, de la economía, la cultura y el medio ambiente, diría más, es una aberración, ya que la fiesta de los toros es una costumbre y una tradición en España, del pueblo más grande al pequeño, de la Real Maestranza a las calles de Igea, sin olvidar el empleo que crea y lo que mueve nuestra economía.

Por eso, me posiciono totalmente en contra de la prohibición, creo que hay tiempo y hay solución ya que las Cortes pueden derogar el decreto, y apelo para ello a la responsabilidad del Gobierno de España, con el fin de que no prospere este recorte de libertades, que va en contra de nuestra cultura, nuestras tradiciones y las señas de identidad de este país.



2 respuestas a “A favor de la fiesta de los toros, de la libertad y la cultura”

  1. Ana S. dice:

    Estamos con usted, Presidente. Igual en La Rioja la tradición no es tan importante como en Navarra, pero está muy arraigada. Encierros, vaquillas, capeas o corridas. Vivan los toros.

  2. DP dice:

    Es curioso observar como los adalides y auto-proclamados abanderados del progreso y las libertades dan muestras de su lucha constante en pos de esas palabras con las que se les llena la boca. Pero sólo se les llena la boca.

    Hubo un tiempo en que nuestros abuelos debían acudir a Perpignan a ver cine. Ahora, desde ¿el progreso y la libertad? devolvemos a Perpignan a sus nietos si quieres disfrutar de las corridas de toros (sí, de esas mismas generadoras de obras de arte de aquellos “díscolos salvajes” como Picasso o Hemingway o Lorca o Góngora o Quevedo o Miguel Hernández… o también Sabina, claro que también)

    Curiosa paradoja… original “progreso”

Deje una respuesta