Un pueblo, una marca

En la foto, de Abel Alonso, ayudando a Juan Francisco y Agustín en la tarea de freír las truchas. Al fondo, el alcalde de Bobadilla, Miguel Ángel.

En la foto, de Abel Alonso, ayudando a Juan Francisco y Agustín en la tarea de freír las truchas. Al fondo, el alcalde de Bobadilla, Miguel Ángel.

Ayer la Federación Riojana de Municipios celebraba la jornada “Un pueblo, una marca” para señalar la importancia de proteger los nombres de los municipios, sus topónimos mayores. En definitiva: su DNI, su esencia.

Valga esta introducción para enfocar este blog hacia Bobadilla: un pueblo precioso a la orilla del Najerilla que los pescadores conocen bien y que, personalmente, recomiendo visitar. Aprovecho para felicitar a sus vecinos que celebran estos días sus fiestas patronales (San Juan, como en tantos municipios de La Rioja).

Y si hablamos pueblo y de marcas, en Bobadilla, su seña de identidad, el símbolo que le identifica, no puede ser otro que la TRUCHA.

Su Festival, siempre el sábado anterior a San Juan, marca el inicio del periodo veraniego. Festival que gracias al esfuerzo de Ayuntamiento, vecinos y piscifactoría, suma ya 31 ediciones y que ha servido, junto al del Chorizo de Baños, como referente para otros festivales de la zona: el del Caparrón en Anguiano o el de la Nuez de Pedroso, por poner algún ejemplo. Todos ellos son marcas de calidad, productos que se identifican con su zona, con su municipio y, desde su promoción económica y turística, construyen La Rioja.



2 respuestas a “Un pueblo, una marca”

  1. g dice:

    Chorizo de Baños, el Caparrón en Anguiano o la Nuez de Pedroso……
    Se le ha olvidado mencionar al presidente los postres de Igea

  2. [...] calidad de la zona. Ya les he hablado otras veces de la identificación que hay en este valle entre pueblos y marcas: el chorizo de Baños, el caparrón de Anguiano, y cómo olvidarnos de la Nuez de Pedroso. Por [...]

Deje una respuesta